domingo, 23 de noviembre de 2014

Hace ya unos cuantos años, cuando deambulaba por la biblioteca de la universidad sin saber que buscar, me encontré con la ficha de un libro llamado “Decadencia económica de los imperios” de un tal Carlo M. Cipolla.
A parte del tema del libro, tan alejado de la arquitectura, me llamó la atención el curioso nombre del autor….  Y decidí buscarlo.

Se trataba de varios volúmenes dedicados a diferentes imperios. Decidí sacar únicamente el volumen 1, dedicado al Imperio Romano y ahorrarme el trabajo de cargar con el resto.
Curiosamente y en contra de lo que pensaba, el libro no era un turrón infumable, al contrario,  era fácil de leer y entretenido.

El planteamiento básico del libro explicaba la decadencia del imperio romano como una crisis económica generada, entre otras cosas, por una especie de crisis energética, entendiendo la energía como la fuerza o la capacidad de trabajo humano generada por la esclavitud.
Este planteamiento, riguroso pero novedoso hizo que durante años no perdiera la pista del señor Cipolla, pero, lamentablemente el señor Cipolla falleció el año 2000.

Entre los libros de historia económica escritos por el señor Cipolla os puedo recomendar, a parte del ya mencionado “Decadencia económica de los imperios” dedicado al imperio romano y al imperio español, entre otros…  Un pequeño libro  titulado “Tres historias extravagantes” que trata sobre tres casos de estafa, timo y corrupción históricos comprendidos entre la edad média y el siglo dieciocho.

En este caso voy a hablar de un libro titulado “Allegro ma non troppo”. Este libro recoge dos ensayos, uno dedicado al papel de Las Especias en la historia y otro dedicado a las leyes fundamentales de La estupidez humana.

Tengo que reconocer que la idea de este blog nace de la combinación de ese ensayo sobre la estupidez humana y del libro de Barrows Dunham “héroes y herejes”.
De ahí el título del blog HEROES, HEREJES Y TONTOS DEL CULO.
Sin olvidar las aportaciones de “Las Leyes de Murphy” y “El Principio de Peter”. Todos ellos libros de recomendable lectura…

El problema este blog es que la persona que tiene que escribir las entradas soy yo, y yo, como ya supondréis estoy más cerca de tonto del culo que de héroe.

Hoy para empezar y para que podáis ir entrando en tema trataremos de:

Las leyes fundamentales de la estupidez humana

(basado en Cipolla (1988), Allegro ma non troppo )

Primera Ley Fundamental: Siempre e inevitablemente todos subestiman el número de individuos estúpidos en circulación
A primera vista esta afirmación puede parecer trivial, o más bien obvia, o poco generosa, o quizá las tres cosas a la vez. Sin embargo, un examen más atento revela de lleno la rotunda veracidad de esta afirmación. Cipolla considera que por muy alta que sea la estimación cuantitativa que se haga de la estupidez humana, siempre quedaremos sorprendidos de forma repetida y recurrente por el hecho de que:
a.     personas que uno ha considerado racionales e inteligentes en el pasado resultan ser inequívocamente estúpidas;
b.    día tras día, con una monotonía incesante, vemos cómo entorpecen y obstaculizan nuestra actividad individuos obstinadamente estúpidos, que aparecen de improviso e inesperadamente en los lugares y en los momentos menos oportunos.

La Primera Ley Fundamental impide la atribución de un valor numérico a la fracción de personas estúpidas respecto del total de la población. Cualquier estimación numérica resultaría ser una subestimación. Por ello en las líneas que siguen se designará la proporción de personas estúpidas en el seno de una población con el símbolo σ.

Segunda Ley Fundamental: La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.

No todos los humanos son iguales ya que unos son más estúpidos que otros. Según Cipolla, el grado de estupidez viene determinado genéticamente por la naturaleza pero no está asociado a ninguna otra característica de raza, sexo, nacionalidad o profesión.

El profesor Cipolla realizó amplios estudios demográficos con muy diversos sectores de la población. Inicialmente afirma haber comprobado que entre los trabajadores "de cuello azul" existía una fracción σ de estúpidos y que esa fracción era mayor de lo que esperaba, con lo que se confirmaba la primera Ley. Sospechando que podía deberse a falta de cultura o a marginalidad social estudió muestras de trabajadores "de cuello blanco" y a estudiantes, comprobando que entre ellos se mantenía la misma proporción. Más sorprendido aún quedó al medir el mismo parámetro entre los profesores de universidad. Decidió por tanto expandir sus estudios hasta la élite de la sociedad, los laureados con el Premio Nobel. El resultado confirmó el poder supremo de la naturaleza: una proporción σ de laureados con el Nobel son estúpidos.

Tercera Ley Fundamental (o de Oro): una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas.

El análisis de costes y beneficios de Carlo M. Cipolla permite clasificar a los seres humanos en cuatro tipos de personas, cada uno de los cuales ocupa un cuadrante en un sistema de coordenadas. Si representamos en el eje de abcisas el beneficio, positivo o negativo, que obtiene el individuo y en el eje de ordenadas el beneficio (+) o coste (-) que causa a los demás, podemos definir y estimar las coordenadas de los siguientes tipos:

·         Desgraciado (D): aquel que se causa un perjuicio a sí mismo, beneficiando a los demás.
·         Inteligente (I): aquel que se beneficia a sí mismo, beneficiando a los demás.
·         Bandido (B): aquel que obtiene beneficios para sí mismo, perjudicando a los demás.
·         Estúpido (E): aquel que causa pérdidas a otros, perjudicándose a la vez a sí mismo.

Distribución de Frecuencia

La mayoría de los individuos no actúa consistentemente. Bajo ciertas circunstancias una persona puede actuar inteligentemente y en otras actuar como desgraciado. La única importante excepción a esta regla es la de las personas estúpidas que normalmente muestran una fuerte tendencia hacia un comportamiento estúpido en cualquier actividad o empresa. Para los demás, podremos calcular su posición en el eje de coordenadas del gráfico 1 como una media de los resultados de sus acciones en términos de costes y beneficios causados sobre sí mismos y sobre los demás. Esta posibilidad nos permite hacer la siguiente digresión:

Consideraremos un "bandido perfecto" aquel que mediante sus acciones obtiene para sí mismo un beneficio igual al coste que origina en los demás. Es el caso del ladrón que roba a otro cien euros sin causarle ningún coste adicional. Esta situación puede ser definida como un "juego de suma cero" en el que el conjunto de la sociedad ni gana ni pierde. El "bandido perfecto" quedaría representado en el eje de coordenadas del gráfico 2 sobre la línea OM que bisecta el cuadrante B.

Sin embargo los bandidos perfectos son relativamente escasos. Es más frecuente que haya bandidos inteligentes (Bi) que obtienen más beneficios que los costes que causan, o bandidos estúpidos (Be), que para obtener algún beneficio causan un coste alto a los demás. Desgraciadamente los bandidos que permanecen por encima de la línea OM son relativamente poco numerosos. Es mucho más frecuente el individuo Be. Ejemplo de este último puede ser el ladrón que destroza los cristales de un coche para robar su radio o el que asesina a alguien para irse con su mujer a pasar un fin de semana en Montecarlo.

El poder de la estupidez

Los estúpidos son peligrosos y funestos porque a las personas razonables les resulta difícil imaginar y entender un comportamiento estúpido. Una persona inteligente puede entender la lógica de un bandido. Las acciones de un bandido siguen un modelo de racionalidad. El bandido quiere obtener beneficios. Puesto que no es suficientemente inteligente como para imaginar métodos con que obtener beneficios para sí procurando también beneficios a los demás, deberá obtener su beneficio causando pérdidas a su prójimo. Ciertamente, esto no es justo, pero es racional, y siendo racional, puede preverse. En definitiva, las relaciones con un bandido son posibles puesto que sus sucias maniobras y sus deplorables aspiraciones pueden preverse y, en la mayoría de los casos, se puede preparar la oportuna defensa.

Con una persona estúpida todo esto es absolutamente imposible. Tal como está implícito en la Tercera Ley Fundamental, una criatura estúpida nos perseguirá sin razón, sin un plan preciso, en los momentos y lugares más improbables y más impensables. No existe modo racional de prever si, cuando, cómo y por qué, una criatura estúpida llevará a cabo su ataque. Frente a un individuo estúpido, uno está completamente desarmado.

Puesto que las acciones de una persona estúpida no se ajustan a las reglas de la racionalidad, es lógico pensar que tienen todas las de ganar porque:
a.     generalmente el ataque nos coge por sorpresa.
b.    incluso cuando se tiene conocimiento del ataque, no es posible organizar una defensa racional porque el ataque, en sí mismo, carece de cualquier tipo de estructura racional.

El hecho de que la actividad y los movimientos de una criatura estúpida sean absolutamente erráticos e irracionales, no sólo hace problemática la defensa, sino que hace extremadamente difícil cualquier contraataque. Y hay que tener en cuenta también otra circunstancia: la persona inteligente sabe que es inteligente; el bandido es consciente de que es un bandido y el desgraciado incauto está penosamente imbuido del sentido de su propia candidez. Pero al contrario que todos estos personajes, el estúpido no sabe que es estúpido y esto contribuye en gran medida a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su poder devastador.

Cuarta ley Fundamental. Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas.

Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar, y en cualquier circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

No hay que asombrarse de que las personas desgraciadas e incautas, es decir, las que en los gráficos 1 y 2 se sitúan en el cuadrante D, no reconozcan la peligrosidad de las personas estúpidas. El hecho no representa sino una manifestación más de su falta de previsión. Pero lo que resulta verdaderamente sorprendente es que tampoco las personas inteligentes ni los bandidos consiguen muchas veces reconocer el poder devastador y destructor de la estupidez. Es extremadamente difícil explicar por qué sucede esto. Se puede tan sólo formular la hipótesis de que, a menudo, tanto los inteligentes como los bandidos, cuando son abordados por individuos estúpidos, cometen el error de abandonarse a sentimientos de autocomplacencia y desprecio en lugar de preparar la defensa y segregar inmediatamente cantidades ingentes de adrenalina ante tamaña situación de peligro.

Uno de los errores más comunes es llegar a creer que una persona estúpida sólo se hace daño a sí misma, pero esto no es más que confundir la estupidez por la candidez de los desgraciados.

A veces hasta se puede caer en la tentación de asociarse con un individuo estúpido con el objeto de utilizarlo en provecho propio. Tal maniobra no puede tener más que efectos desastrosos porque:
a.     está basada en la total incomprensión de la naturaleza esencial de la estupidez y
b.    da a la persona estúpida la oportunidad de desarrollar sus capacidades aún más allá de lo originalmente supuesto. Uno puede hacerse la ilusión de que está manipulando a una persona estúpida y, hasta cierto punto, puede que incluso lo consiga, pero debido al comportamiento errático del estúpido, no se pueden prever todas sus acciones y reacciones y muy pronto uno se verá arruinado y destruido sin remedio.

A lo largo de los siglos, en la vida pública y privada, innumerables personas no han tenido en cuenta la Cuarta Ley Fundamental y esto ha ocasionado pérdidas incalculables.

Macroanálisis y Quinta Ley Fundamental: La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.

Las consideraciones finales de la Ley cuarta nos conducen a un análisis de tipo "macro", según el cual, en lugar del bienestar individual, se toma en consideración el bienestar de la sociedad, definido, en este contexto, como la suma algebraica de las condiciones del bienestar individual. Es esencial para efectuar este análisis una completa comprensión de la Quinta Ley Fundamental. No obstante, es preciso añadir que de las cinco leyes fundamentales, la Quinta es, de largo, la más conocida.

El corolario de la ley dice así:


El estúpido es más peligroso que el bandido.
La formulación de la ley y el corolario son aún del tipo "micro". Sin embargo, tal como hemos anunciado anteriormente, la ley y su corolario tienen profundas implicaciones de naturaleza "macro". Si todos los miembros de una sociedad fuesen bandidos perfectos, la sociedad quedaría en una situación estancada pero no se producirían grandes desastres. Todo quedaría reducido a transferencias masivas de riqueza y bienestar. Pero cuando los estúpidos entran en acción las cosas cambian completamente. La personas estúpidas ocasionan pérdidas a otras personas sin obtener ningún beneficio para ellas mismas y, por consiguiente, la sociedad entera se empobrece.

El gráfico 3 muestra un sistema de clasificación simple entre las acciones que causan beneficio o perjuicio a la sociedad como un todo. Toda actividad representable a la derecha de la línea NOM implica una redistribución con beneficio social neto, mientras que las actividades que caen a la izquierda o debajo de dicha línea implican pérdidas sociales netas.

El profesor Carlo M. Cipolla, erudito historiador que ha investigado intensamente la sociedad clásica romana, la sociedad medieval y muchas otras de la antigüedad, está perfectamente cualificado para afirmar, como hace, que el coeficiente σ es una constante histórica. ¿Por qué entonces unas sociedades prosperan y otras entran en decadencia? Depende exclusivamente de la capacidad de los individuos inteligentes para mantener a raya a los estúpidos.


Más aún: en las sociedades en decadencia, el porcentaje de individuos estúpidos sigue siendo igual a σ; sin embargo, en el resto de la población Cipolla observa, sobre todo entre los individuos que están en el poder, una alarmante proliferación de bandidos con un elevado porcentaje de estupidez. Y entre los que no están en el poder, un igualmente alarmante crecimiento del número de los desgraciados incautos. Tal cambio en la composición de la población de los no estúpidos es el que refuerza inevitablemente el poder destructivo de la fracción σ y conduce al país a la ruina.


miércoles, 18 de junio de 2014

Ingeniería /Arquitectura

Ingeniería/Arquitectura.


Le Corbusier, uno de los arquitectos más reconocidos del siglo pasado, acostumbraba a fotografiar sus edificios con un coche aparcado a la puerta para dar una imagen más moderna de su arquitectura.
Con el paso del tiempo esas fotos nos sorprenden por el aparente anacronismo existente entre la arquitectura y la ingeniería.
Y es cierto. La arquitectura y la ingeniería envejecen a distinta velocidad, y este proceso se va acentuando progresivamente.
Es algo en lo que tenemos que reflexionar los técnicos, arquitectos o ingenieros, cuando se intenta integrar la tecnología y la arquitectura. Dentro de diez años la gente seguirá utilizando los edificios que estamos diseñando ahora, pero ¿Qué tecnología utilizaremos entonces?...
Nuestros edificios inteligentes se pueden quedar tontos en diez años!!!.

viernes, 15 de noviembre de 2013

viernes, 24 de mayo de 2013

Por qué se construyeron las pirámides.

El capitalismo y el socialismo son invenciones de nuestra era?



Son dos formas de entender la historia antagónicas?



Depende.



Echemos un vistazo a la historia, remontando hasta el antiguo Egipto.

El sistema económico del antiguo Egipto entre el 3500 y el 2500 antes de Jesucristo puede considerarse como una mezcla de socialismo y capitalismo.

No existía el dinero, tampoco era necesario en una economía centralizada y planificada en la que todo pertenecía al patrón, dios, explotador y alimentador de su pueblo.

La organización económica se basaba en una rígida planificación al estilo del socialismo real, presidida por el faraón y controlada por una burocracia formada por sacerdotes administradores.

Todos los productos (agrícolas, pesqueros, mineros, artesanía y manufacturas) eran propiedad del estado, esto es, del faraón; cuyos administradores los recogían y almacenaban hasta que se ordenara su distribución.

Frente al exterior el estado era un monopolio de un único propietario capitalista de tierras, medios de producción y materias primas. El faraón tenía también, el monopolio del comercio exterior.



Era por así decirlo el único capitalista de un estado organizado en una economía socialista.

Todos comían del pan del Faraón, desde los príncipes hasta los campesinos, pasando por soldados, funcionarios, sacerdotes…



Podemos imaginarlo:

Un día aparecía el faraón y decía aquello de “Nilo, crece”…

Días más tarde el Nilo crecía e inundaba los campos que ya estaban preparados para la siembra (ahora conocemos las causas por las que crece el Nilo, pero en aquella época era otra cosa).

Meses más tarde se procedía a la siega y recogida de los productos de la cosecha, y su traslado a los almacenes.



El sistema era efectivo, tanto que empezó a padecer un problema. Exceso de mano de obra.



¿Por qué iba a alimentar el faraón a los campesinos que solo trabajaban para la siembra y la cosecha?, Al fin y al cabo la crecida del Nilo era obra y gracia del propio Faraón…



Alguien tubo una brillante idea: “pues que amontonen piedras el resto del tiempo y que se ganen el pan con el sudor de su frente”.



Y así surgió la idea de las pirámides, que puso en movimiento no solo a los campesinos sino a todo el pueblo egipcio: Canteros, artesanos, barqueros, peones, sacerdotes, funcionarios, administradores y técnicos…



Todos comían el pan del Faraón y todos trabajaban para el faraón al 100%.

No había paro ni fuerza de trabajo desperdiciada.

Por tanto las pirámides no tenían una finalidad religiosa sino económica.

Lo que vemos en las pirámides no es la voluntad religiosa de un faraón sino la acumulación del esfuerzo laboral de un pueblo para ganarse el derecho a comer y sobrevivir.



Han pasado 5000 años y ahora nos encontramos con una situación similar, para sobrevivir se nos exige trabajar pero ya no hay pirámides que construir… Ni tan siquiera adosados (los hemos construido todos)...



Tendremos que encontrar nuestra propia “pirámide” para sobrevivir.



¿Alguien tiene una idea?...















miércoles, 1 de mayo de 2013

TABOR CIUDAD LIBRE

Tabor, la ciudad libre.


Como ya expliqué en una entrada anterior, hace muchos años, Tras la muerte de Jan Hus en la hoguera en 1415, se iniciaron por toda Bohemia una serie de revueltas.

Grupos de predicadores revolucionarios anunciaban el fin del mundo, anunciando la condenación eterna para los clérigos “Papistas” que acumulaban riquezas y exigían el pago de diezmos y otros impuestos.



Vamos lo que se entiende por un escrache en toda regla...



El pueblo y la baja aristocracia veía con buenos ojos a estos predicadores que denunciaban los abusos del clero y porque estaba interesada en la expropiaciones de los bienes de la iglesia.
Pero lo que empezó como una denuncia en pro de la pobreza evangélica acabo como una revolución contra todo tipo de propiedad privada.

Entonces nuestro pobre Wenceslao rey de Bohemia, inoperante, que quería quitarse el yugo del Sacro Imperio Romano y Germánico tubo que pedir ayuda a su hermano el emperador Alemán y al Papa.
Los revolucionarios se organizaron en torno al monte Tabor, en el que se fundo una sociedad sin clases. Los habitantes procedentes de cientos de aldeas y pueblos cercanos se asentaron en ese lugar y con la fuerza impulsora de la teología derivada de Jan Hus, la masa de campesinos y artesanos y la organización militar de la pequeña nobleza pusieron en jaque al pusilánime Wenceslao y a sus aliados.
En el año 1420 casi toda Bohemia estaba en llamas, el legado pontificio decreto una cruzada contra los husitas, pero lo que consiguió fue que la ciudad de Praga se revelase contra el Rey, y el Papa.

Los Taboritas acudieron en ayuda de Praga y los partidarios del Papa y del Emperador, casi todos alemanes, tubieron que salir por patas.
ZISKA, lider militar de los Taboritas.
El emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Segismundo, que como ya he contado en otra entrada era el hermano listo de Wenceslao, acudio con su ejercito pero los cruzados fueron derrotados por las tropas de Ziska, líder militar de los Taboritas.

Las luchas intestinas entre desheredados y baja burguesía que deseaba los bienes expropiados a nobles y clero obligo a los Taboritas a luchar en dos frentes. La comunidad se vio obligada a imponer impuestos de vasallaje a los pueblos liberados, lo que supuso la liquidación efectiva de su ideario. Pasaron de ser pueblos liberados a pueblos sometidos...

A pesar de todo, los jinetes de Dios cabalgaron durante años, aunque acabaron actuando como bandas de feroces bandidos.

También hubo una versión pacífica de los husitas que rechazaba todo tipo de violencia, “Los hermanos Bohemios”, los hippies de la época, fundaron una comuna en el pueblo de Kunwald, mantenían una estructura familiar con un mínimo de propiedad privada y el resto de manera comunitaria.

Al final fueron admitidos por el Conde Zinzendorf en su feudo y todos ingresaron en una comunidad “Pietista” en Sajonia.

Y después de tanto embrollo quien acabó llevándose el gato al agua?...

Pues la pequeña burguesía y la baja nobleza, que después de apoyar a los Taboritas les traicionó el favor del Sacro Imperio Romano Germánico.

El precio de la traición: El reconocimiento por parte de la iglesia de la propiedad de los bienes incautados. La nobleza rural y la burguesía urbana se quedaron con los bienes de la iglesia y aquí paz y después gloria...



Y Wenceslao ni las vio venir, ni marcharse...

viernes, 9 de julio de 2010

WENCESLAO, NO QUIERES HUS, TOMA DOS TAZAS


Wenceslao era el Rey, y lo era de Bohemia y del Sacro Imperio Romano Germánico. Esto es, de Alemania.

Pero su reinado era una birria, nadie le tenia en cuenta, le consideraban un inútil.
Tanto es así que los príncipes alemanes le obligaron a nombrar regente a su hermano Segismundo y salir de Alemania.

Wenceslao se retiro a sus estados, monto la corte en Praga y fundo la universidad.

Al mismo tiempo Jan Hus, hijo de un pobre labrador checo entraba como alumno por caridad, una especie de beca, en la recién estrenada universidad.
En 1389 Jan Hus ya era profesor de teología y era un apasionado defensor de la pobreza evangélica y de las teorías de otro teólogo critico con el Papado como fue Wiclif.
Hus también era partidario, entre otras cosas, de utilizar el checo en lugar del latín; estaba en contra de la venta de bulas e indulgencias y en contra del celibato.

En 1409 la universidad de Praga, con una mayoría de profesorado de origen alemán y polaco, condeno como heréticas 45 proposiciones de Wiclif.
Los alumnos y profesores checos, organizados en torno a Jan Hus, no lo aceptaron y Wenceslao de Bohemia, para evitar una revuelta, se vio obligado a cambiar los estatutos de la universidad y a dar más peso a los checos, partidarios de Hus, frente a los Alemanes y Polacos, Partidarios del Papa.

De esta forma, Jan, acabo siendo nombrado Rector de la Universidad de Praga, y la mayor parte de los profesores Alemanes abandonó la Universidad para fundar la de Leipzig.

En 1412 volvieron a suscitarse conflictos. En esta ocasión un grupo de partidarios de Hus intento quemar una bula pontificia y a los enviados alemanes del Papa.

Wenceslao se vio obligado a intervenir de nuevo para reprimir a los partidarios de Hus y del papa, evitando los desordenes callejeros.

Los Husitas consideraban al Papa, o los Papas, como el anticristo y la representación de la corrupción y el pecado sobre la tierra. Hay que tener en cuenta que por aquel tiempo la iglesia Católica estaba dividida en varios cismas y coexistían hasta tres papas distintos.

Por su parte Wenceslao de Bohemia y su Hermano Segismundo, Regente del sacro imperio romano germánico, sospechaban que Hus, a parte de su crítica a la corrupción y al papado, también alentaba el nacionalismo Checo, los movimientos populares y la lucha contra los privilegios de la nobleza.

En 1413 Segismundo, convoca el concilio de Constanza para terminar de una vez por todas con el cisma, los papas y de paso los Husitas.

El Rey Wenceslao por su parte anima a Jan Hus a acudir a Constanza para defender sus ideas. Incluso le proporciona un salvoconducto de su hermano, Segismundo, para acudir al concilio.
El resto es fácil de imaginar. El concilio le declara hereje, no se retracta y Segismundo se pasa el salvoconducto por el forro testicular y lo envía a la hoguera.

A su muerte se suceden los ataques a los conventos, a las sedes episcopales y a los intereses imperiales.
En un principio Wenceslao no actúa contra los Husitas, al fin y al cabo la cosa no iba con él, pero cuando la situación empieza a complicarse; cuando los Husitas toman Praga y empiezan a predicar el fin del mundo y la venida del anticristo… Entonces no le queda más remedio que llamar a su hermano y sofocar la revuelta.

Con el apoyo del Emperador, el Papa y la nobleza se consigue sofocar la revuelta. Pero en Bohemia meridional, en el monte Tabor, los Husitas fundan una ciudad...
Una ciudad sin clases, sin feudalismo, sin propiedad privada. Una comunidad basada en la igualdad.

Es interesante ver como Wenceslao utiliza a Hus para sacudirse la influencia Alemana, el peso de la nobleza y de la iglesia Católica; y como después utiliza a su hermano para librarse de Jan Hus y de sus seguidores, que se habían vuelto muy influyentes entre las capas inferiores de la sociedad checa.

De todas formas la jugada no le salio gratis, durante muchos años tubo que soportar en sus reinos la presencia de una ciudad libre e independiente. Un vivero de revolucionarios.

La ciudad de Tabor influyó no solo en Bohemia y en Hungría, su influencia se extendió por Alemania y por toda Europa… Pero eso ya es otra Historia.

Por cierto en Constanza, durante el concilio, también se quemó a jerónimo de Praga, seguidor de Wiclift y compañero de Hus. Incluso se las apañaron para quemar al propio Wiclift que llevaba muchos años muerto, le desenterraron, le trasladaron desde Inglaterra y le quemaron.

El que no asistió al concilio fue el Papa Luna, Benedicto XIII, Por lo visto se conocía el percal.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Se me han quemado las cooquies

La informática tiene la ventaja de hacernos perder la paciencia.
Nunca nada ni nadie había recibido tantos improperios y descalificaciones como el puto ordenador.
Mientras le amenazas con tirarle por la ventana, él, el "parato" mantiene su asepsia indiferente y se empeña en presentarnos una solución a un problema que nosotros no le hemos pedido.
Y nosotros intentando que el jodido "parato" se entere del problema que realmente nos interesa.
La lógica del "paratito" se descompone en una malla infernal que no llega a ninguna parte porque no se rige por una lógica lineal, sino que se descompone en una red de acceso múltiples que te lleva una y otra vez al mismo sitio de los cojones.

Pero hay algo peor, algo maligno, algo "horrendosético" (que cojones, el idioma se queda pequeño)....

...la información que llevas meses recogiendo y preparando... NO EXISTE... porque está dentro, dentro del ordenador, y ahora, ...tienes que sacarla.

Además, teniendo en cuenta que son las 8.30 de la tarde y mañana a primera hora la necesitas....
¿Hay una situación más terrorífica? ... NO.

Las posibilidades de que se produzca un fallo en cadena, más las posibilidades de que algún consumible se consuma, añadida a innata capacidad de la impresora para liarse ( se atasca o no carga el papel)...

El caso es que a las siete de la mañana estás todavía sacando Din A4, de uno en uno, en color fuxia que es el único que te queda, y empujándolos con una cuña que "tas fabricao" en vinilo con el último LP de Los Chunguitos (un recuerdo de la familia).

Menosmal que la informática ha venido en a ayudarnos en nuestro trabajo cotidiano, ... pero
si ha venido a ayudarnos en nuestro trabajo, ... ¿Por qué ha creado tantos puestos de trabajo para informáticos? ...
PARADOJAS DE LA "TRENICA".
video